sábado, 8 de agosto de 2009

Mucama cama adentro

No se si se habrá llamado Juana, María o Eulogia, pero lo que sí se es que la historia sucedió y le pasó a la familia de un compañero del secundario, allá en Perú, a principios de los 80.

Eran una familia acomodada, papá, mamá y 4 hermanos varones, de 19, 17, 14 y 11 años de edad, si mal no recuerdo. Tenían una tremenda casa en la Molina y una mucama cama adentro, Juanita, de unos 22 años.

Como solía ocurrir en Perú en esas épocas, en casas de familias de clase alta, cuando había una mucama cama adentro que estaba apetecible y un varón adolescente en la casa, de alguna forma el pibe terminaba empomándose a la mucama, y si esta se quejaba o era descubierta garchandose al nene de la casa, la cosa se tapaba, se la despedía y a otra cosa.

En este caso, el tema no había sido descubierto, pero a Juanita la atendían alternativamente y sin saberlo, ambos hermanitos mayores. Un día en que sus padres estaban fuera del país y que los 4 muchachos estaban a solas con Juanita, el segundo de los hermanos fue a la pieza de servicio y encontró que en esta ya estaba su hermano mayor teniendo sexo con Juanita. En lugar de retirarse silbando bajito, por invitación de su hermano se unió a la acción y empezó la fiestita.

Como entre los dos hermanos hacían ruido, el tercero preocupado fue a ver que ocurría y se encontró con el cuadro que se imaginan. El mayor de sus hermanos, le preguntó si aun era virgen, a lo que este respondió que sí, y lo invitaron a debutar con Juanita, cosa que aceptó de inmediato. Mientras este muchacho debutaba, el mayor fue a buscar al cuarto hermano, el de 11 años y lo hizo ver primero, para que aprendiera como era lo cosa, luego desvestirse y debutar con Juanita. Obviamente que a esa edad el pibe mucho no hizo, pero la verdad es que esa tarde Juanita se cepillo a los 4 hermanitos.

A partir de ahí, la casa fue una revolución. Salvo el menor, que por la edad, muy excitado no andaba, los otros tres aprovechaban cualquier oportunidad para garcharse a la mucama, y las fiestas de a 2 o 3 se repitieron en algunas oportunidades.

La madre de los chicos algo entró a sospechar, pero antes de que pudiese confirmarlo, estalló la bomba. Juanita estaba embarazada. La iban a despedir ya que si tener una mucama embarazada es complicado, peor es cuando tiene el bebe y debe atenderlo. Por esto, Juanita decidió jugársela y no se calló nada. Confesó que el padre de su hijo debía ser alguno de los 4 nenes de la casa, ya que no tenia novio y solo había estado fornicando con los nenes.

Flor de quilombo. Iban a ser abuelos y no sabían de cual de sus hijos. A la vieja casi le da un infarto cuando le explicaron sus hijos mayores que hicieron debutar a sus dos hijos menores con la mucama, en medio de una partuza, sobretodo al benjamín de la casa con solo 11 años de edad.

Intervino el padre de los chicos. Luego de los retos y castigos a sus hijos, se puso firme, habló con la mucama y resolvió la cuestión.

Primero Juanita fue llevada a un medico para practicarle un raspaje (sí, un aborto), luego recibió una importante suma de dinero por su silencio y finalmente le consiguieron un nuevo empleo de mucama en casa de unos parientes lejanos de la familia.

Así se arreglaban estas cosas a la vieja usanza. Cualquier similitud con actitudes de Vito Corleone es mera coincidencia.

8 comentarios:

Juan Pablo dijo...

en "Conversacion en la Catedral" se describe una situación del estilo, pero tu "rendering" es mucho mas divertido :D

Chalo dijo...

Este comentario da para mucho Juan.

Sabes que nunca pude terminar de leer "Conversación..."? No pase de la pagina 40. Me parecio muy barroco.

Ese libro y "La casa verde" son los dos libros de Mario (ya que estamos a partir de tu comentario a la misma altura, vale que nos tratemos por el nombre de pila, no?) que nunca pude completar de leer. No me pasó lo mismo con "La tía Julia...", "Los jefes", "La ciudad y los perros", etc. etc. Todos ellos libros que he disfrutado muchisimo.

Con respecto a la anecdota, desconocia por tanto que Mario hubiese referido algo similar. Lo que yo conté pasó, y lo contó uno de los protagonistas a un grupo de amigos en una reunion regada de cervezas. Aun resuenan en mis oídos sus palabras "mi viejo pagó para que la chola aborte y le dieron un monton de plata, ahora es la chola de unos tios abuelos míos".

Gracias por los elogios! Un abrazo

Celina dijo...

ojo que lo de las mucamas no es patrimonio de la sociedad limeña...
a un amigo de mi ex-marido cuando era adolescente le decían "bambi", el rey de las "siervas" y más de un amigo mío me ha contado que su primera experiencia sexual fue con las mucamas del momento.
uno de ellos siempre me dice que le encantaba meterse en su cama, porque ella siempre estaba "toda calentita".
en cuanto a las nacionalidades, me han clasificado a las paraguayas como las más gauchitas (¿?)como que las mismas te "ponen toda la carne a la parrilla" y de hecho mi vieja en su momento despidió a una porque de noche se masturbaba y se ve que gritaba mucho y eso "molestaba" a mi papá.
tendré hermanito paraguaio ió ?

Pin dijo...

listo!!! en un futuro, cuando este en mejor posicion economica y logre vivir comodamente de rentas y en una mansion, mi mucama (personal) va a ser de origen paraguaio, preferiblemente del estilo Dallys Ferreira XD

Chalo dijo...

Celina, yo debo haber sido muy naif. Las unicas veces que me estuve en la cama de la mucama, fue sentado mientras fumaba a escondidas. Por que no habran habidos mucamos en mi casa?

Chalo dijo...

Dallys Ferreira?
Pin, para eso tendrias que llamarte Lugo y ser Obispo

Chalo dijo...

Juan

Lo que describen alli es una cuasi situacion pero excitando a la mucama con yoimbina. roducto quimico que con mis primos quisimos conseguir en Lima y que nunca logramos encontrar, sera un mito urbano?

Juan Pablo dijo...

por eso dije: "del estilo" :)

Me alegro que hayas leido el libro.

Salud!
JP